Una Alianza mortal, otra necesaria.

Una Alianza mortal, otra necesaria.

El régimen castrista ha sido muy pernicioso para Cuba, pero todo parece indicar que la  tragedia venezolana es la más devastadora que ha conocido América. Chávez y Castro integraron una dupla peligrosa para las democracias y sus defensores. Venezuela, Nicaragua y Bolivia importaron todos los males implantado en Cuba. Un régimen de carácter unipersonal con leyes y funcionarios que la jerarquía maneja a su antojo. La jerarquía  de ambos regímenes están estrechamente vinculada,  la sobrevivencia de uno es vital para que el otro subsista. La destrucción causada por Castro y Chávez serán un lastre muy difícil de deshacer

Autor

Una Alianza mortal, otra necesaria.

Por Pedro Corzo

El régimen cubano es la única dictadura con proyección transnacional con prácticas sistemáticamente injerencistas  que ha conocido el continente. Un régimen que ha victimizado a sus ciudadanos, también a otros de muchos países por su naturaleza subversiva  e imperialista.

No se ajustaría a la verdad titular al castrismo como el primer y  único promotor de la desestabilización política en el hemisferio, pero ha sido el más constante y efectivo en ese propósito,  gestión  que cobró un segundo aire  a partir del momento que Hugo Chávez llegó al poder.

Chávez y Castro integraron una dupla peligrosa para las democracias y sus defensores. El cubano aportó los conocimientos y experiencias acumuladas en 40 años de dictadura y el venezolano puso a la orden de Castro las riquezas del pueblo venezolano  y una renovada propuesta, el Socialismo del Siglo XXI, con la que capturó a muchos  tontos útiles y compañeros de viajes, tanto venezolanos como extranjeros.

Esos que siempre están ávidos de un alumbramiento político,  que necesitan un Mesías que les cure de envidias y frustraciones, lo recibieron con pasión  desbordada al igual que a Fidel Castro décadas antes. La obcecación fue tan grande que ni aun cuando  el golpista decidió conducir a Venezuela al Mar de la Felicidad cubano,  fueron capaces de romper el encantamiento.

La victoria chavista y su subordinación a Fidel Castro, incentivó el populismo en importantes países del hemisferio, sin que sus partidarios entraran a considerar que el populismo y el populismo marxista en particular, solo han dispensado muerte, miedo, pérdida de derechos y miseria. 

Venezuela, Nicaragua y Bolivia importaron todos los males implantado en Cuba. Un régimen de carácter unipersonal con leyes y funcionarios que la jerarquía maneja a su antojo, cuyos derivados inmediatos son la intolerancia, el sectarismo y la miseria junto a un empobrecimiento moral del ciudadano  que lo transforma en siervo de cualquier burócrata.

Cuba ha sido la víctima más emblemática de propuestas salvadoras que generalizan la indigencia e incrementan las injusticias. La Isla ha sido sujeto de todos los males mencionados, razón por la cual sigue padeciendo un régimen de terror desde hace sesenta años, siendo lo más funesto que a pesar de sus fracasos ha contado con una clientela en el continente dispuesta a subvertir el orden político de sus respectivos países para imponer el modelo que propugna.

Venezuela ejemplifica en el presente los horrores de una catástrofe social y lo dificultoso que es superarla, aunque un sinnúmero de ciudadanos lo procure. La represión y el desconocimiento  de los reclamos de la mayoría son una constante,  y la ignorancia y rechazo a las campañas de solidaridad internacional, salvo que impliquen acciones concretas y no simples denuncias  y reclamos, no pasan de ser para estos déspotas simples dolores de cabeza.

El régimen castrista ha sido muy pernicioso para Cuba, pero todo parece indicar que la  tragedia venezolana es la más devastadora que ha conocido América.

El castrismo original ejerció en las primeras décadas de su incubación un férreo control social que no dejaba espacio a decisiones individuales por importante que fueran sus promotores, manejo que sirvió para controlar la corrupción y las contradicciones sociales, situación que ha cambiado drásticamente en los últimos años con las generaciones de relevo en las medias y altas posiciones de gobierno, formadas básicamente por los descendientes de la jerarquía histórica. El relevo generacional castrista disfruta las riquezas como el más hedonista de los boliburgueses chavista.

En Cuba solo los elegidos podían disfrutar de ciertos conocimientos y fortunas, en Venezuela no ha sido así, la ineficiencia del chavismo y sus secuelas Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, nunca han podido controlar la corrupción, lo que ha convertido a ese régimen en el máximo representante de lo que es el crimen organizado en el poder.

La jerarquía  de ambos regímenes están estrechamente vinculada,  la sobrevivencia de uno es vital para que el otro subsista, así que los hijos de ambos pueblos deben bregar en pareja para alcanzar la libertad, aunque  la destrucción causada por Castro y Chávez serán un lastre muy difícil de deshacer y por largos años estarán afectando negativamente a Cuba y Venezuela.

Publicado en El Nuevo Herald el 16 de mayo, 2019

“Las opiniones aqui publicadas son responsabilidad absoluta de su autor”

Pedro Corzo, Santa Clara, 1943. Trabaja en Radio Marti desde 1998. Conferencista y escritor. Residió en Venezuela durante doce anos y colaboró alli en varios medios de información. Es presentador del programa Opiniones de WLRN, Canal 17 y columnista de El Nuevo Herald. Ha producido varios documentales históricos entre ellos Zapata, Boitel y Los Sin Derechos. Entre sus libros se encuentra Cuba, Cronologia, Perfiles del Poder, La Porfia de la Razon, Guevara Anatomia de un Mito, Cuba, Desplazados y Pueblos Cautivos y El Espionaje Cubano en Estados Unidos. En mayo del 2017 recibió la Medalla de la Libertad que otorga el gobernador del estado de la Florida.

El Interamerican Institute for Democracy es una organizacion sin fines de lucro bajo la regulación 501(c)(3) del Servicio Interno de Impuestos (IRS por sus siglas en Inglés). La contribuciones podrian calificar como donaciones de entities corporativos. Se reciben contribuciones -libres de impuestos dentro de lo permitido por la Ley- de individuos, fundaciones, corporaciones, y sociedades limitadas.