LA FIEBRE HEMORRAGICA DE SAN JOAQUÍN

LA FIEBRE HEMORRAGICA DE SAN JOAQUÍN

En la década de los sesentas, concretamente, en junio de 1962, se produjo quizá el primer  brote de esta enfermedad. Las características de la enfermedad eran fiebre intensa, hemorragia por las encías y lagrimales, defecaciones color negro como brea y diarrea. Después de muchos muertos en poblaciones pequeñas que no llegaban a los cinco mil habitantes llegó una comisión de científicos americanos (del “odiado imperio”) que organizaron un equipo de salvación. Es noticia actual el brote de una enfermedad parecida cuyos afectados serían los asistentes a la proclamación del candidato “trucho” Evo Morales en el Chapare, y no es virus Mapuche sino Machupo. No sería extraño entonces que los alimentos que se generan en la zona afectada estén infectados por los ratones así como la coca almacenada para elaborar cocaína.

Autor

LA FIEBRE HEMORRAGICA DE SAN JOAQUÍN

Ismael Schabib Montero

En la década de los sesentas, concretamente, en junio de 1962, se produjo quizá el primer  brote de esta enfermedad; aproximadamente diez personas llegaron a San Joaquín, (provincia Mamore, Departamento del Beni),  de una estancia vecina con fiebre mayor a los cuarenta grados centígrados, de las cuales 9 murieron y sólo una  salvó la vida. Las características de la enfermedad eran fiebre intensa, hemorragia por las encías y lagrimales,  defecaciones color negro como brea y diarrea.

Tuvo que pasar varios meses, para que esta población llame la atención de las autoridades departamentales y nacionales. La enfermedad azotó también  localidades de la provincia Itenez, una de ellas  Magdalena, (capital de la provincia), y poblaciones vecinas a esta como Orbayaya (¿Orobayaya?) que quedó totalmente diezmada. En principio se creyó que era Tifus y a los enfermos se los trataba con cloromicetina y suero, pero no hubo éxito.

Después de muchos muertos en poblaciones pequeñas que no llegaban a los cinco mil habitantes llegó una comisión de científicos americanos (del “odiado imperio”) que organizaron un equipo de salvación que también fue afectado directamente con la muerte de algunos de sus integrantes, bolivianos y americanos, pero fue exitoso.

Luego de arduos trabajos e investigación se descubrió que el ratón Calomis Callosus era portador del virus “Machupo”, raro honor otorgado al río Machupo cuyas aguas bañan San Joaquín y es una de sus principales vías de comunicación especialmente en tiempo de agua. Se hizo conocer que ante la ausencia del Tigrecillo o Gato Montes depredador del ratón, casi exterminado por los cazadores para vender su piel y la falta de gatos en los hogares por envenenamiento con químicos del SNEM (Servicio Nacional de la Erradicación de la Malaria) el “ratón colorado” había invadido la población masivamente y se confundía en los silos caseros (Pirguas) de arroz y maíz principalmente y que por su orina y  defecaciones infectaba estos alimentos y otros como el chivé. Se controló la enfermedad en San Joaquín y las otras poblaciones, obviamente se llevaron gatos a la zona y se formó un cordón de limpieza al rededor del pueblo quitando  la maleza circundante periódicamente.

Con el pasar del tiempo se supo que una enfermedad parecida azotó en la Argentina donde se la conoció como Anta Virus. Con cierta frecuencia se presentan casos de esta enfermedad y en el Beni todavía. Es noticia actual el brote de una enfermedad parecida cuyos afectados serían los asistentes a la proclamación del candidato “trucho” Evo Morales en el Chapare, en todo caso no es Tifus Negro y mucho menos de los negros como se ve en un anuncio del gobierno, sino Anta Virus o Fiebre Hemorrágica, y no es virus Mapuche sino Machupo.

No sería extraño entonces que los alimentos que se generan en la zona afectada estén infectados por los ratones así como la coca almacenada para elaborar cocaína.

Ismael Schabib Montero

VICEALMIRANTE DE LA REPÚBLICA DE BOLIVIA

“Las opiniones aqui publicadas son responsabilidad absoluta de su autor”

El Interamerican Institute for Democracy es una organizacion sin fines de lucro bajo la regulación 501(c)(3) del Servicio Interno de Impuestos (IRS por sus siglas en Inglés). La contribuciones podrian calificar como donaciones de entities corporativos. Se reciben contribuciones -libres de impuestos dentro de lo permitido por la Ley- de individuos, fundaciones, corporaciones, y sociedades limitadas.