EL RECLAMO VENEZOLANO

EL RECLAMO VENEZOLANO

Venezuela libra una batalla por vivir como sociedad conforme a un sistema de creencias, valores, actitudes, prácticas y hábitos de convivencia, esto es, en democracia.

Autor

EL RECLAMO VENEZOLANO

Luis Beltrán Guerra G.

Venezuela libra una batalla por vivir como sociedad conforme a un sistema de creencias, valores, actitudes, prácticas y hábitos de convivencia, esto es, en democracia. Lo afirma Elena Escudero en el Cabildo convocado por Juan Guaido, Presidente con la Constitución, la cual pareciera que comenzó a respetarse, por lo menos, en lo atinente al sistema político. Porta el libro “Una cultura para la democracia en América Latina”, de Saúl Sosnowski y Roxana Patiño.

Pero que no nos suceda como el 11 de abril, comenta a su lado Ricardo Mujica, ni cuando se produjo la muerte de Chávez, se le escucha a Genaro Pastrana, detrás de ella. Es distinto, pues ahora sí sabemos lo que ha de hacerse contesta Elena, pues el ejercicio de la soberanía por el pueblo es de la esencia de éste, de quienes lo integran y de la Carta Magna derivada del desempeño de aquella. El régimen que no lo haga pierde su legitimidad y ha de sustituírsele. Por ello la providencia de la AN, para que su Presidente ejerza las atribuciones del Primer Magistrado, ha de acatarse por los poderes públicos y ciudadanos, sin excepciones, y por la Comunidad Internacional.

Felipe Colmenares, en el podio cercano al Presidente Guaido, plantea que después de esta hecatombe, hay que recomponer a la nación, lo cual es únicamente posible a través de “un nuevo contrato social para que los individuos contrayentes pidan a la sociedad política y por tanto al gobierno, que se incluya dentro de sus cláusulas el principio de la justicia distributiva”. Pues, ha sido en las falencias de esta última por donde se han colado dictadorzuelos, incluyendo los criollos. El proponente no tiene pena en exhibir el libro El Futuro de la Democracia, de Norberto Bobbio, explicitando que ha sido del profesor italiano de donde ha calcado la moción.

La presencia del pueblo en la calle, convocada para el 23 de enero, puede conducir a que Venezuela repita la historia, cuando arrancara la libertad de las garras de una tiranía que puso de lado a un serio intento de democracia, resultado de la adquisencia de soldados defensores del Estado de derecho y de civiles, una de las gestas más heroicas que dio lugar a la Constitución de 1961 y a 4 décadas de progreso político, económico y social. Una deuda social que se descuidara sirvió de bandera a uno de los golpes de Estado más sangrientos de América Latina, cuyas destructivas consecuencias aún padecemos. Con un fuerte aplauso el Cabildo ovaciona a Elena Escudero.

Marisela Vásquez, líder estudiantil, plantea al Presidente no interesarse en sabiondos empeñados en calificarlo como encargado, interino o transitorio. Más bien ejerza las atribuciones estatuidas en el artículo 336 de la Constitución, entre otras, dirigir las acciones del gobierno, nombrar al vicepresidente y a los ministros, conducir a las Fuerzas Armadas, declarar estados de excepción, administrar la hacienda pública y negociar empréstitos. Pero, también, la de conceder indultos, o sea, el perdón total o parcial de una pena, con la cual pudiera favorecer a Leopoldo López, a quien se mantiene con el grillete con el cual se ha sustituido al que el dictador Juan Vicente Gómez, como un mandamás, ponía en los garretes a los presos políticos.

Presidente, no olvide, por favor, fomentar la unión, el liderazgo político, hoy con baja aceptación popular, la lucha contra la corrupción, la justicia transicional y la moralización del país. Así lo reafirma un Genaro Pastrana complacido. Dada su estatura (2 metros) el Jefe de Estado no tiene mayor dificultad en identificarlo. Los aplausos a esta intervención entusiasman al Presidente, quien ha de resumir la suya para dar por terminado el Cabildo.

Helena Escudero, cerca del Ambon, lo bendice expresándole “tener en cuenta que el tiempo no se detiene y depende de usted utilizarlo de la forma más conveniente posible”. Así lo dicen los cultores de la espiritualidad, para asimilar lo que es la vida.

Con esa idea se retira el Presidente para incorporarse a otro cabildo en su Guaira natal.

@LuisBGuerra

 

El Interamerican Institute for Democracy es una organizacion sin fines de lucro bajo la regulación 501(c)(3) del Servicio Interno de Impuestos (IRS por sus siglas en Inglés). La contribuciones podrian calificar como donaciones de entities corporativos. Se reciben contribuciones -libres de impuestos dentro de lo permitido por la Ley- de individuos, fundaciones, corporaciones, y sociedades limitadas.