“Cómo se percibe a Colombia en el exterior?”

“Cómo se percibe a Colombia en el exterior?”

La situación geopolítica de Colombia es percibida como de singular importancia como muro de contención ante los movimientos populistas dictatoriales, especialmente Venezuela, con estrategia emanada desde Cuba quienes por un lado juegan a ser anfitriones de “procesos de paz” como el llevado a cabo por Colombia por espacio de casi 6 años en La Habana, pero por otro lado fomentan la creación de otro régimen político ideado en el Foro de Sao Paulo.

Autor

Primera parte: por qué Miami es un referente válido:

*El Miami de hoy día es un Miami muy diferente al de hace 30 años. Es una comunidad mucho más heterogénea con importantes empresas y personas de muchísimos países de la región.

*Los hermanos Castro y todos en su equipo de la nomenklatura siguen influyendo en muchos de los países de la región.

*Igualmente, han logrado colocar cualquier cosa que salga o huela a Miami como producto de unos oligarcas trogloditas de ultra derecha recalcitrante.

*Nada más lejos de la realidad.

*Existe aquí en Miami un especial interés en promover y defender las democracias en la región con posturas de mucha altura y profundidad filosófica, política y socioeconómica. Universidades como FIU y la UdeM tienen cátedras y departamentos sobre geopolítica regional, no solamente sobre Cuba, tema de interés histórico de antaño pero hoy día el interés es más hemisférico.

*El hablar de “derechas recalcitrantes o izquierdas terroristas” está dando paso a definir que hoy día la gran lucha es entre democracias versus dictaduras populistas. Y en la región ya hemos visto lo que estas dictaduras populistas han causado. Y que las de derecha son historia. Todas estas otras que hoy día gravitan son, esas sí, de izquierda profunda.

*Dentro de este esquema de percepciones, existe en la comunidad internacional preocupación creciente sobre el futuro de la región y de Colombia en particular, en medio de todos estos movimientos políticos, exacerbados por la pandemia y la debilidad económica resultante en un mundo post-pandemia.

*La situación geopolítica de Colombia es percibida como de singular importancia como muro de contención ante los movimientos populistas dictatoriales, especialmente Venezuela, con estrategia emanada desde Cuba quienes por un lado juegan a ser anfitriones de “procesos de paz” como el llevado a cabo por Colombia por espacio de casi 6 años en La Habana, pero por otro lado fomentan la creación de otro régimen político ideado en el Foro de Sao Paulo. A Cuba le sirve de salvavidas, donde aspiran a repetir el “milagro” de haberse tomado un país sin haber disparado un solo tiro y de ahí en adelante vivir de ese nuevo filón de supervivencia financiera y política.

*En este empeño se apuntalan en países afines como Argentina, México, Nicaragua (que tiene problemas de límites con Colombia) y con posibilidad de volver a tener a Bolivia en esa órbita.

*Colombia es, entonces, punto focal en esta coyuntura.

Segunda parte: Colombia en sí. Como encaja en esta visión de conjunto:

*En ese orden de ideas, a distancia, se perciben hechos aparentemente inconexos así:

*Una pandemia agobiante

*Una situación política con grandes incertidumbres:
*Una Corte Suprema de Justicia seriamente cuestionada, con varios expresidentes de la misma en la cárcel o fugitivos. Curiosamente, han sido muy efectivos y raudos en algunos fallos y extremadamente lentos en otros, especialmente los relacionados con condenas o procesos a ex guerrilleros.

*Muchas Cortes que compiten aparentemente entre si. Un exceso de Cortes. Una Corte Especial, llamada JEP, que en varios campos compite con la misma CSJ, de especial significado porque tiene jurisdicción por encima inclusive de la CSJ. Esa corte, integrada por letrados de cuestionable procedencia (letrado Santiago, de España) y otros escogidos con beneplácito de la guerrilla.

*Un expresidente que luchó contra las FARC y los narcoterroristas, en la casa por cárcel. (Cartas de muchos expresidentes de países relacionados con la región solicitando que al menos se le deje navegar su tema penal en libertad, no surten efecto aún).

*Un Ex Gobernador del departamento más pujante, Antioquia, en la casa por cárcel, considerado por muchos como una arbitrariedad.

*Un gobernador actual del mismo departamento, igualmente en la casa por cárcel, ante el clamor y rechazo de una gran masa de la población.

*Un nuevo Alcalde en Medellin, joven y carismático, arremetiendo contra la estructura de gobernanza que tanto beneficio le trajo a la ciudad y que sirve de ejemplo a muchas otras ciudades del país y del mundo.

*Su “toma de poder” de la empresa emblemática de la ciudad las Empresas Públicas de Medellin (EPM), traen a colación la manera como Chávez se tomo a PDVSA. Ya sabemos cómo acabó esta institución.

*La manera desproporcionadamente mentirosa como ha actuado, recuerda muchos ejemplos en otras partes del mundo con personajes similares. Todos siguen Manuales de Operación que se perciben como claramente redactados en una isla cercana a Miami.

*Una percepción de muchas gentes de todos estos países que gravitan en el epicentro Miamense de que al Presidente Duque le están “faltando pantalones”, carácter, fortaleza, don de mando, liderazgo y muchos otros atributos o adjetivos calificativos que denotan flojera. Así, se piensa, se lo van a comer vivo también. Todos citan el caso venezolano.

*Aparentemente quieren confundir la mesura, honestidad, transparencia y falta de camuflados sobornos llamados “mermelada”, con falta de liderazgo y don de mando.

*Estas percepciones son ampliadas exponencialmente por una prensa colombiana, especialmente de la capital, de propiedad de grandes empresarios pero cuyos columnistas son los verdaderos dueños de los mismos. La gran mayoría de ellos, militan intelectualmente en lo que podríamos llamar en ese “border line” de atentar contra la democracia aduciendo que solo informan (en realidad, ya no informan; editorializan cada una de las noticias- si no en el cuerpo de la noticia, con seguridad en sus titulares).

*El gobierno legítimamente constituido del presidente Duque, se encuentra pues sitiado por acciones violentas y por medios sociales de comunicación de vocación dudosa o al menos de búsqueda desesperada de estabilidad económica para lo cual buscan “likes” y “retweets” a como de lugar. (No saben que serán ellos a los que primero sacarán a patadas del país si llegan al poder estos grupos. Para muestra Teodoro Petkoff en Venezuela y muchos otros que jugaron esa aventura temeraria de una intelectualidad de vanguardia.

*Es aparente, y más aún visto desde el exterior, de que todos estos puntos anteriormente dicho, inconexos entre si, no lo son. Hacen parte de una estrategia generalizada y no limitada a Colombia, pero en este caso más virulenta y enfocada, por la conexión con Venezuela.

*El manejo de las redes sociales. Un reciente documental de Netflix, ganador del premio en Sundance Festival, titulado “The Social Dilemma” lo resume todo. La manipulación e invasión / dominación de la mente humana, especialmente en los jóvenes, utilizando tecnologías exponenciales del momento, manejadas hábilmente por “hackers” bien entrenados, está moldeando una generación entera en gran parte del globo. Colombia no es la excepción.

*Tal vez lo más dañino de todo, se percibe aquí, es el daño que 220,000 ha de coca sembradas cuyo producto, la cocaína, sale en gran parte por Venezuela y el producto de semejante negocio regresa en parte para sufragar estrategias desestabilizadoras en el país. Tenemos entonces una situación parecida a la de los años 90, ya no en manos de personas identificables, sino de movimientos (FARC) o de narcoestados (Venezuela). Cocktail altamente explosivo.

*Por lo tanto el futuro de Venezuela y el de Colombia están intrínsicamente ligado. Mientras Maduro y sus generales sigan en el poder, el futuro de Colombia se percibe aquí como muy incierto.

*Esta es una visión a vuelo de pájaro, vista desde este balcón continental de Miami, no es tranquilizante.

El Interamerican Institute for Democracy es una organizacion sin fines de lucro bajo la regulación 501(c)(3) del Servicio Interno de Impuestos (IRS por sus siglas en Inglés). La contribuciones podrian calificar como donaciones de entities corporativos. Se reciben contribuciones -libres de impuestos dentro de lo permitido por la Ley- de individuos, fundaciones, corporaciones, y sociedades limitadas.