1984 en el 2020 – George Orwell y George Soros

1984 en el 2020 – George Orwell y George Soros

Como en el libro de Orwell, Soros tiene todo minuciosamente  planeado. Domina, vaya hipocresía, hasta el contradiscurso cultural de la ultra izquierda. No podemos seguir siendo indiferentes, tibios, buenistas, ingenuos. En estos años se define el tipo de países y sociedades que queremos dejar a las próximas generaciones. Debemos luchar poniendo nuestro granito de arena en el debate de ideas de fondo contra tanta manipulación y engaño  a las que estamos sometidos.

Autor

1984 en el 2020 – George Orwell y George Soros

José Antonio Friedl Zapata

La novela distópica  titulada “1984” de George Orwell muestra  un mundo que para ese entonces era de ciencia ficción, donde existiría una omnipotente policía del pensamiento en una sociedad totalmente esclavizada por el control  absoluto en manos  de un pequeño grupo  de poderosas personas, que nadie ha votado democráticamente, donde se manipula la información y se nos vigila constantemente. Una sociedad orwelliana a la que lamentablemente, en parte, estamos  asistiendo hoy en día y que inexorablemente  nos está llevando a la perdida de la libertad y a la muerte de nuestra cultura occidental  por medio de sutiles métodos, entre ellos la instauración de la “neolengua”, o sea lo que hoy se llama lo “políticamente correcto”. Se busca así eliminar cualquier rasgo de individualismo, de pensamiento crítico, implementado la nociva ideología de una elite de hipócritas billonarios que arrinconan  a los ciudadanos hacia una nada existencial, para así poder manipularlos mejor. Se escudan muchas veces  bajo las pantallas de organizaciones mal llamadas “filantrópicas”, con atractivos nombres, etiquetas de nobles causas, que sirven a sus intereses ocultos. Con fondos millonarios a disposición han conseguido la insólita alianza de los grupos de la izquierda radical  y su implacable búsqueda de imponer un marxismo cultural.

Cierto, Orwell no podía prever el dramático mundo que estamos viviendo ahora, desencadenado por la pandemia china del Coronavirus, sumado a las fuerzas nocivas de los Grandes Hermanos Billonarios de las especulaciones capitalistas, como George Soros, el Ogro Filantrópico.  Llamémoslo así, tomando el título  de un ensayo de Octavio Paz que, partiendo de la experiencia mexicana,  nos muestra la forma de dominación y dependencia al que puede llegar un Estado,  como lo fue el caso de los gobiernos del PRI en México. George Soros, el despiadado especulador, el ogro filantrópico de nuestros días, busca implacablemente  imponer un gobierno mundial sin fronteras y una globalización total, haciendo desaparecer los derechos del individuo.

Dejemos  ahora que  este despiadado especulador mundial se presente el mismo. En su libro “Soros  by Soros “afirma que no acepta reglas que le impongan los demás. Se considera por encima de las leyes y de los argumentos que son base de nuestra democracia. En una entrevista concedida al New York Times en el año 1994  confiesa que se considera como un “deus ex machina”, o sea un ser providencial, que está en condiciones de solucionar  cualquier problema mundial. Y en cierta oportunidad se atrevió a publicar  “tengo fantasías que soy una especie de Dios, y el creador de todo lo existente, y la verdad es que llevo conmigo potentes fantasías de ser una especie de Mesías”.

En la ciudad de Nueva York tiene la central de su Open Society Foundation, que este año recibió del  magnate la suma de 1.200 millones de dólares. Desde allí maneja las incontables ONG s que tiene distribuidas por todo el mundo. Los sectores claves  que más importancia tienen en el llamado “esquema Soros“, son los medios de comunicación, la educación y el apoyo a grupos extremistas junto a la implementación de una inmigración forzada, inducida, para destruir las Naciones-Estado desde adentro.

Los medios de comunicación cumplen una  parte decisiva en el accionar político de las aproximadamente 37 sucursales que tiene distribuidas la Open Society Foundation por todo el mundo. Para este año están asignados con estos fines unos 17 millones de dólares, a los que se agregan otros 25,8 millones  específicamente para el sector periodismo.

El  sector educación ocupa también una parte esencial en la trama de Soros. Las ONG s de Soros  dedican muchos esfuerzos y medios para condicionar los programas escolares inculcando su agenda de segmentación y división. Luego, muchas de las universidades completarán la imposición  de la ideología de un mundo totalitario, lastrado de elementos marxistas de la nueva cultura. George Soros anunciaba a principios de este año en el Foro Económico de Davos,  que donará 1.000 millones de dólares para crear una red mundial de universidades denominada  OSUN (Red de Universidades de la Sociedad Abierta), que según él será un arma “contra el autoritarismo”.  La OSUN tiene ya acuerdos con más de  300 universidades  en casi 100 países; en Europa cuenta con 65 universidades, en EE.UU. con 79 y en Latinoamérica con 43.  En Europa la penetración ha sido fácil dado que en el Parlamento Europeo la Open Society  cuenta con el apoyo de 226 eurodiputados sobre un total de 751.

Dentro del Esquema Soros juegan un rol muy importante programas que buscan imponer una inmigración inducida, forzada, especialmente hacia Europa desde Africa,  tratando de esta forma de desestabilizar las tradicionales sociedades europeas. El politólogo italiano, Giovanni Sartori, uno de los grandes teóricos de la democracia, ha advertido incansablemente sobre este peligro inminente que se cierne sobre Europa. De acuerdo al NYTimes, Soros ha invertido ya unos 300 millones de dólares en imponer su estrategia al respecto.

Como en el libro de Orwell, Soros tiene todo minuciosamente  planeado. Domina, vaya hipocresía, hasta el contradiscurso cultural de la ultra izquierda. No podemos seguir siendo indiferentes, tibios, buenistas, ingenuos. En estos años se define el tipo de países y sociedades que queremos dejar a las próximas generaciones. Debemos luchar poniendo nuestro granito de arena en el debate de ideas de fondo contra tanta manipulación y engaño  a las que estamos sometidos.

Recordemos las palabras  de Jefferson, que no se cansaba de repetir que “el precio de la libertad es su eterna vigilancia”, y recordemos la frase de Martin Luther King, tan actual en estos días: “No me preocupan los violentos, los miserables sin escrúpulos y los que carecen de ética, me preocupa el silencio de las personas buenas”.

» Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor»

 

José Antonio Friedl Zapata: Politólogo – Latinoamericanista – Periodista independiente –  Autor de varios libros con temática latinoamericana

 

El Interamerican Institute for Democracy es una organizacion sin fines de lucro bajo la regulación 501(c)(3) del Servicio Interno de Impuestos (IRS por sus siglas en Inglés). La contribuciones podrian calificar como donaciones de entities corporativos. Se reciben contribuciones -libres de impuestos dentro de lo permitido por la Ley- de individuos, fundaciones, corporaciones, y sociedades limitadas.