Discurso de Apertura del Presidente del Tribunal Supremo de Justicia Legítimo de Venezuela

Acto de Instalación en la Organización de Estados Americanos (OEA)
Octubre 13, 2017

TSJ

República Bolivariana de Venezuela
Tribunal Supremo de Justicia Legítimo

Washington, DC 10/13/2017

“Solo la unidad del pueblo y la solidaridad de sus dirigentes garantizan la grandeza de las naciones” Andrés Bello. 

Discurso de Apertura 

“Hoy es un día de esperanza para nuestra querida Venezuela”.

Los magistrados legítimos elegidos en fecha 21 de julio de 2017 por la Asamblea Nacional, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, guiados por los ideales de libertad para alcanzar la justicia, los valores y principios republicanos democráticos; cumpliendo nuestro deber de defender la vigencia de la Constitución y demás leyes del país; unidos por la lucha que conforman la tradición republicana de alcanzar la libertad y hacer valer la Supremacía de la Constitución; avalado por una legitimidad democrática producto de la consulta popular realizada por la Asamblea Nacional el 16 de julio de 2017, donde 7.676.894 ciudadanos expresaron su deseo firme de renovación de los poderes públicos, manifestación que se inserta en el artículo 6 de la Carta Democrática Interamericana, que dispone la participación de la ciudadanía en las decisiones relativas a su propio desarrollo como un derecho y responsabilidad.

Que en acto público el día 15 de agosto de 2017, personas que en el pasado integraron el Tribunal Supremo de Justicia, reiteraron y confirmaron la cesación en sus cargos, razón por la que asumimos como gobierno judicial los deberes constitucionales de luchar por la independencia y la libertad que ansían los venezolanos, así como rescatar la credibilidad y la institucionalidad de los poderes públicos, en especial del sistema de justicia, integrándonos como un tribunal inédito en el ámbito de las competencias de cada Sala conforme a nuestro ordenamiento jurídico.

El trabajo de gobernanza judicial será garantizar la separación constitucional de los poderes públicos; el retorno de la legalidad; lograr la soberanía nacional; alcanzar el estado de derecho, y por ende la consolidación de la democracia, todo ello con la firme intención de que encontremos el bienestar del pueblo.

Nuestras acciones estarán enmarcadas en el estricto apego a la Constitución y a la ley, para lo cual realizaremos actos jurisdiccionales por medio de decisiones frente a las peticiones y solicitudes que realicen los ciudadanos, sustentado en el derecho interno venezolano y en el derecho público internacional.

En este orden, la línea de acción se dirige a trabajar los diferentes temas que afectan o interesan al pueblo venezolano, como las violaciones graves de los derechos humanos; garantizar sus derechos constitucionales y legales, protegerlos de las vejaciones, torturas y secuestros; luchar contra el terrorismo, los cárteles del narcotráfico y legitimación de capitales; lavado de dinero, corrupción y otros delitos graves que vienen sucediendo con la aquiescencia de personas que detentan cargos de poder en Venezuela; en fin, todos estos males que tienen atrapado al país en una crisis muy grave.

Nuestra firme convicción es colocarle un rostro y un nombre a las personas que ejecutan y son cómplices de delitos, que tienen empobrecida a una de las naciones con mayor potencial en el mundo, y realizar todos los esfuerzos para que reciban el castigo de la ley.

El cumplimiento de nuestro propósito jurisdiccional se alcanzará con base al principio de la justicia universal y a la justicia transnacional, instando el deber de colaboración tanto de la sociedad civil, los órganos del poder público nacional, y los países amigos de la democracia.

Nuestras acciones también se alinearán a preparar una justicia transicional, y de esta manera estar preparados para los cambios que están por venir a nuestro país, sentando las bases de los pilares de una nación que tiene que sustentarse en la justicia y en el Estado de Derecho. De esta manera podemos decir que aprendimos, y evitamos vuelva el oscurantismo que se posó en nuestro país.

La causa central de nuestra motivación es procurar un estado de bienestar, sustentado en la paz y en la justicia, siendo el clamor de los ciudadanos que activaron una resistencia pacífica al tenor del artículo 333 y 350 de la Constitución. Así lo entendimos, y abogamos, porque las soluciones de los problemas que aquejan a nuestra Venezuela, herida en su democracia, se procure con las diferentes formas de participación de los ciudadanos según lo previsto en la Constitución.

Tenemos que alcanzar nuestros derechos ejerciendo los mismos con valentía y firmeza. Invitamos a todos los venezolanos de bien a conformar una alianza para alcanzar nuestra Independencia y libertad.

Pedimos a los actores políticos, que los posibles acuerdos que se pretendan se realicen en un verdadero diálogo, con la participación ciudadana, y con la colaboración internacional, para buscar salidas democráticas a la crisis política y humanitaria de Venezuela; activar un diálogo bajo observación internacional y con mediadores imparciales. De esta manera el pueblo confiará en un proceso de negociación.

Tengan la confianza que trabajaremos por la renovación del sistema de justicia, mediante un plan conjunto que se abordará con las universidades, colegios profesionales, academia de ciencias políticas y sociales, así como los grupos que conformen la conciencia jurídica del país.

Por último, pedimos a Dios nos acompañe y nos ilumine en este ejercicio de democracia.

Gracias,

MIGUEL ANGEL MARTIN TORTABU
Magistrado Presidente
Tribunal Supremo de Justicia Legitimo

*Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor*