Un hito en la batalla cultural