LOS BUENITOS DE “LA IZQUIERDA”, LOS MALOTES DE “LA DERECHA”.

El 9 de noviembre se conmemoró  25 años de la destrucción del muro de Berlín, ese histórico día la científica Ángela Merkel, Canciller de Alemania,  presidió el acto. Como se sabe, la Sra.  Merkel vivió en  Alemania Democrática (Alemania Comunista);  fue miembro de las juventudes comunistas. En su discurso  señaló que los sueños se cumplen cuando la gente se empeña en lograrlos. “Se puede cambiar las cosas para mejor”, “Se pueden derribar los muros de la dictadura, violencia y las ideologías”, “Que no se repitan las injusticias”.

 

El 25 de diciembre de 1.985, Mijail Gorvachov, líder de la Ex URSS, otrora máxima expresión del socialismo,  anunció que su país se había desintegrado; la Rusia que advino después se abrió a la economía de corte liberal y se organizó como una federación, es decir que, pasó del centralismo socialista al federalismo. Cambio hasta el color de su bandera, de roja a tricolor.

 

Durante la Guerra Fría, lucha entre las superpotencias, la URSS y los EEUU, los llamados izquierdistas demostraron una gran capacidad para engañar, para embaucar, basta señalar que  Alemania Comunista tenía como nombre oficial “República Democrática Alemana”. Se suele denominar  “derecha”  básicamente a  la ideología liberal creada por Jhon Locke en el siglo XVII y complementada por Montesquieu, que propugna en lo económico el libre mercado, en lo político la democracia representativa y el equilibrio de los poderes, en lo social el respeto a los Derechos Humanos, pero además sugiere la mínima intervención del Estado en la vida de las personas que no sea para protegerlas de las amenazas, a diferencia de otras  ideologías como el socialismo, fascismo y el populismo que privilegian la intervención del Estado casi en todo y limitan la actividad  privada o la eliminan y les interesa casi nada el Estado de Derecho.

 

Mantienen el discurso que ellos, los de la “izquierda”, los socialistas, son los buenos y los de la “derecha” son los malos;  haber hecho creer esto a mucha gente es su mayor logro por cuanto ese discurso sirve como cortina de humo para ocultar a genocidas de izquierda como  Stalin, al que se le acusa  de haber eliminado a 20 millones de sus compatriotas y a Mao Tze Tung 17 millones de Chinos, a los fascistas  se los señala  como responsables de otros muchos  millones de muertos, recordemos a Hitler y a Mussolini. Se conoce que eso de la “derecha” y la “izquierda” es anecdótico; no deberíamos seguirles el juego, con esto medran los llamados de izquierda, tiene que ver con un rey de Francia que antes de la revolución para dilucidar unos asuntos convocó a una importante  reunión donde, el clero y los aristócratas se sentaron a su derecha y el populacho a su izquierda.

 

El liberalismo genera paz porque soluciona el problema del liderazgo mediante la alternabilidad, mientras  el socialismo no,  algunas camarillas se encaraman en el poder a sangre y fuego y de la misma forma se mantienen indefinidamente como en  Cuba y Corea del Norte. EEUU, que es la máxima expresión del liberalismo, construye muros para no inundarse de  migración ilegal que en su gran mayoría es gente pobre y los  comunistas, como en Berlín, han construido muros para que la gente no se vaya. Son varios los ejemplos donde el populismo dañó  los países que gobernó; el Premio Nobel, Mario Vargas Llosa, sostiene que  la Argentina pasó del primer mundo al tercero, involucionó, gracias al populismo peronista, lo mismo que hizo el comunismo con Cuba con el argumento de que querían dignificarla, la prostitución sigue igual o peor.

 

Mi opinión es que no hay ideologías de izquierda ni de derecha, las que existen son el liberalismo, socialismo, fascismo,  populismo y algunos incluyen al sultanismo que se parece mucho al fascismo. Sólo el liberalismo hace de la libertad su bandera y exige que prevalezca el Estado de Derecho, esta debe ser la razón por la cual los que profesan otras ideologías lo denigran y combaten, porque reconocen en él a una ideología superior.

 

 

Ismael Schabib Montero

VICEALMIRANTE DE LA REPUBLICA DE BOLIVIA