ALGO ESTÁ PODRIDO EN ESPAÑA (IV): esperando a Podemos

César Vidal

 

     Como señalé en la entrega anterior, tras la desastrosa gestión llevada a cabo por el socialista Rodríguez Zapatero durante dos mandatos, la no menos incompetente actuación como presidente de Mariano Rajoy ha arrastrado a España a profundizar en los males previos conduciendo al sistema nacido durante la Transición a una situación de verdadera gangrena.  Sabe que no exagero lo más mínimo cualquiera que haya tenido ocasión hace unos días de ver la constitución del parlamento español - donde buena parte de los diputados y los senadores se negaron a jurar la lealtad al sistema constitucional sustituyendo a su capricho la fórmula por ridículas formulaciones subrayadas por puños en alto – o la del parlamento catalán donde se omitieron las obligadas referencias al jefe del estado y a la constitución cambiándolas por soflamas sobre la república catalana.   Que buena parte de la clase política no reprima su desprecio por el sistema democrático vigente e incluso se ufane de anunciar su aniquilación indica que la buena salud política no es precisamente lo que define a España.      

       Me referí en mi anterior entrega a algunos de los daños ocasionados desde hace décadas por un nacionalismo catalán que comenzó generando unas vastas redes de inmensa corrupción y que ahora está empujando el proceso independentista para evitar, fundamentalmente, que la familia Pujol y sus secuaces acaben en prisión.  Permítaseme detenerme en esta en Podemos, una formación política reciente que resulta absolutamente clave para que la izquierda encabezada por el PSOE regrese al poder.  No voy a hablar de sus vinculaciones ideológicas y económicas con el chavismo venezolano harto conocidas.  Permítaseme comentar algo sobre su relación más que estrecha con la república islámica de Irán.

     De acuerdo con un informe confidencial de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la policía nacional española, la dictadura islámica de Irán ha inyectado durante los tres últimos años 9,3 millones de euros a la filial española de Hispan TV, el canal islamista que emite el programa Fort Apache del dirigente máximo de Podemos, Pablo Iglesias.  La señal de Hispan TV está gestionada en España por la empresa 360 Global Media. Esta sociedad es el instrumento utilizado por la dictadura islámica de Irán para financiar al dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, y a su círculo de colaboradores, según el citado informe de la Udef.  El informe policial cifra entre 600.000 y 700.000 euros anuales la aportación que la dictadura islámica de Irán realiza para el “funcionamiento, realce, publicidad y mantenimiento de Podemos”, a través de 360 Global Media. Los pagos, contabilizados desde 2013, habrían servido para lanzar la imagen pública de Pablo Iglesias y promocionar a su partido, Podemos.

 

             Dado que Irán estuvo sometido a sanciones internacionales hasta el pasado julio, la dictadura de los ayatollahs se habría servido de una red de sociedades interpuestas, que operan desde distintos paraísos fiscales, para financiar a 360 Global Media, que tiene su sede en Madrid.  Según la UDEF, esta sociedad presidida por el iraní Alizadeh Azimi Mahmoud, habría recibido desde 2012 millones procedentes de distintos puntos del planeta.  De los 9,3 millones de euros inyectados mediante este mecanismo, 2 millones de euros habrían ido a parar a Pablo Iglesias, a sus dos productoras (Con Mano Izquierda y Producciones La Barraca) y a su más estrecho círculo de colaboradores durante los tres últimos años.  

 

      Una parte considerables de las empresas empleadas en estas operaciones opera desde Dubai y, entre ellas, se encontrarían Gunes General Trading LLC (inyectó 100.000 euros a 360 Global Media en abril de 2013), Sadad Creative JLT (700.000 euros entre mayo y agosto de 2013), First Petro Gulf Contracting LLC (180.000 euros en 2014) o Royal Elite General Trading LLC. Esta última sociedad inyectó tres millones de euros a 360 Global Media en sucesivos pagos durante algo más de un año: entre noviembre de 2011 y diciembre de 2014.

 

     El dinero de la dictadura islámica también habría llegado a los dirigentes de Podemos desde otros puntos del planeta como Beirut (la sociedad Media Bussness SARL transfirió 195.000 euros a Global media en mayo de 2012), Chipre (190.000 euros), Hong Kong (150.000 euros a través de la sociedad Hmea Company Limited), Londres (50.000 euros) o Sharjah, en los Emiratos Árabes (125.000 euros).

 

     El citado informe de la Udef especifica que el 99% de los pagos internacionales registrados tiene un importe inferior a los 40.000 euros ya que esta es la cantidad máxima que se podía transferir desde Irán hasta que, el pasado mes de julio, se levantaron las sanciones internacionales.

 

    Según reveló Okdiario, una de las empresas más activas en este trasiego de dinero es la compañía de capital iraní Venus Victrix General Trading, que opera desde Dubai. Esta empresa abona desde los Emiratos Árabes 200.000 euros anuales a 360 Global Media para pagar los gastos producción de los programa La Tuerka y Fort Apache.  El primero de estos espacios comenzó a emitirse en 2010 en una televisión local de Madrid, pero logró una gran difusión en toda España gracias a Internet. El segundo, que se graba en los estudios de televisión de 360 Global Media inició sus emisiones a través de Hispan TV en septiembre de 2012.  Ambos espacios, presentados y dirigidos por Pablo Iglesias, han servido para dar a conocer a otros dirigentes de Podemos como colaboradores habituales, como Íñigo ErrejónJuan Carlos Monedero y Tania Sánchez, todos ellos miembros del congreso de los diputados a día de hoy.

 

      Según el informe de la UDEF, “Con el dinero iraní 360 Global Media paga a Pablo Iglesias, a su núcleo duro y sostiene su entramado audiovisual realizando transferencias a Producciones Con Mano Izquierda (CMI) y La Barraca Producciones“, las dos productoras en las que “trabaja parte del núcleo duro de Pablo Iglesias/Podemos y que producen el programa La Tuerka”.  El informe añade además:  “podemos concluir que de forma indirecta, a través de 360 Global Media, el Gobierno iraní contribuye a la financiación de la formación política Podemos“, lo que supondría “financiación ilegal de un partido político en toda regla“.

 

     Por si todo lo anterior fuera poco, el informe indica igualmente que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha cobrado de 360 Global Media desde 2013 un total de 128.000 euros brutos (93.000 netos) procedentes de Irán, por sus labores como director y productor de Fort Apache.  Sus dos productoras habrían ingresado 60.000 euros anuales de 360 Global Media, que destina otros 150.000 euros anuales a los principales miembros del equipo de Pablo Iglesias en ambas productoras. Entre ellos, Camila Rigali San Martín, Tristán Meyer Hidalgo, Pablo Gabaldé y Eduardo García Macías.     Este último fue condenado a cuatro años de cárcel en el año 2000 por enviar paquetes con artefactos explosivos caseros a ocho periodistas de los diarios El Mundo, ABC y La Razón. El informe de la Udef también cifra en 50.000 euros anuales el valor de la cesión gratuita de los estudios de 360 Global Media para grabar el programa Fort Apache.

 

      Por supuesto, nada más saltar a los medios estos datos, los seguidores de Podemos se lanzaron a las redes sociales repitiendo la consigna de que el informe no existe, una consigna que ya había esgrimido el diario en internet Público, un panfleto de extrema izquierda que suele dar muestras de una incultura pavorosa comenzando por su director y que apoya de manera encarnizada a Podemos.  El gran problema para Podemos es que tanto Público como sus secuaces están propalando lo que suele denominarse negativas que no niegan nada ya que la cuestión central no es si hay una investigación en curso o no sino más bien si Pablo Iglesias y Podemos reciben dinero de Irán.  Lamentablemente para los adeptos de Podemos esa circunstancia no admite negación alguna que el propio Pablo Iglesias reconoció en público que era financiado por Irán y lo intentó justificar apelando al famoso tren precintado con el que Lenin llegó a Rusia.  En www.youtube.com/watch?v=jjeVbE3dL4Q Pablo Iglesias afirma tajantemente:  “A los iraníes les interesa que se difunda en América Latina y España un mensaje de izquierdas porque afecta  a sus adversarios, ¿lo aprovechamos, o no lo aprovechamos?“.  El dirigente de Podemos incluso se permite hacer un guiño a Putin aunque, como era de esperar, Rusia no ha entrado, a diferencia de Venezuela o Irán, en la financiación de este movimiento.

 

      La financiación iraní de Podemos es causa directa además de otras consecuencias absolutamente indeseables.  Podemos tendrá acceso a los secretos oficiales y también a información confidencial de la NATO que podrá pasar con total tranquilidad a sus financiadores islámicos.  ¿Se impedirá tal circunstancia?  Si he de ser sincero ni creo que se vaya a impedir ni tampoco creo que se inicien las acciones judiciales pertinentes relacionadas con la financiación ilegal de Podemos.  Es más, con la ley impulsada por Rajoy que limita a seis meses el período de instrucción de las causas por corrupción es posible que, en el improbable caso de comenzarse, nunca llegaría a concluirse.  En otras palabras, el sistema ha ido forjando los mecanismos que le impiden regenerarse y defenderse y esa situación cada vez es más difícil de ocultar en casos como el de la infanta Cristina, los EREs o la trama Gurtel porque a pesar de la existencia de unos medios de comunicación cada día más domesticados existen unas activas redes sociales.   Pero volviendo a la cuestión fundamental:  ¿quiere esto decir que no existe remedio para la situación en España?

 

      Hace unas semanas, en un magnífico artículo donde se glosaban los logros del sistema de la Transición, Carlos Alberto Montaner se refería a una pata podrida.   Acepto el calificativo sin discusión alguna aunque yo haya preferido utilizar el símil de un cuerpo de no pocos miembros.  Siguiendo con esa comparación, salta a la vista para cualquiera que no desee cegarse que el sistema político de la Transición, con sus aciertos y sus carencias, está gangrenado y o se procede a la amputación de los miembros que padecen ese mal o acabará desencadenándose su muerte sin que, a diferencia de lo sucedido con el fallecimiento de Franco, tengamos la menor idea de lo que sucederá el día después.  

      Con todo, ese final – que iría acompañado de una crisis económica muy posiblemente unida a una suspensión de pagos nacional y de vaivenes sociales de consecuencias trágicas – no tiene por qué producirse de manera inexorable.  Un gobierno de gran coalición del PP y del PSOE quizá incluso con la participación de Ciudadanos podría detener la situación aunque bajo ciertas condiciones.

1.  La supresión de la autonomía de Cataluña al amparo del artículo 155 de la constitución puesto que su parlamento y su gobierno se encuentran inmersos en un delito de sedición.  Si el cáncer del nacionalismo catalán no es extirpado, la metástasis acabará con el sistema político actual y, muy posiblemente, con la integridad territorial de España.  En otras palabras, o de una vez por todas el nacionalismo catalán es contenido o España corre un riesgo real de sufrir el drama de la antigua Yugoslavia.

2.   La sustitución de figuras del actual gobierno del PP - comenzando con personajes como Mariano Rajoy o Cristóbal Montoro que han causado un daño indecible al sistema – y de la plana mayor del PSOE por gente más joven no relacionada con la corrupción ni con las administraciones de Rodríguez Zapatero y Rajoy. 

3. La reducción drástica del sistema de administración territorial español que resulta imposible de financiar y que ha arrastrado a la nación a una situación económica altamente peligrosa.

4. La eliminación del “Guantánamo tributario” – por utilizar la terminología recogida en una sentencia del Tribunal Supremo – en que la Agencia tributaria ha colocado a la nación lo mismo actuando como instrumento para perseguir a disidentes que para exculpar a infantas siempre fuera de unas mínimas garantías jurídicas para los ciudadanos.

5. La bajada enérgica de impuestos - ya no necesarios para mantener en pie un entramado territorial absurdo - que permita que la economía salga a flote como sucedió en la época de Aznar.

6. La acción judicial inmediata contra Podemos por su presunta financiación ilegal a cargo de potencias extranjeras y

7. La posible articulación de medidas de gracia – un indulto relacionado con algún aniversario regio podría resultar la fórmula ideal - que permitan, a la vez, sacar de la vida pública a los protagonistas de las grandes tramas de corrupción, contener el desprestigio creciente del sistema y pasar página desbloqueando la política española y permitiendo avanzar hacia el futuro. 

       

      Si todas y cada una de estas medidas fueran llevadas a cabo por un gobierno de Gran coalición, el sistema tendría alguna posibilidad de salvarse.  De lo contrario, repitiendo errores ya contemplados en otros lugares y no atendiendo a las lecciones en cabeza ajena, el sistema, ya gangrenado, acabaría muerto a la espera del descuartizamiento de la unidad territorial de la nación y del advenimiento de un grupo financiado por la dictadura chavista de Venezuela y la dictadura islámica de Irán que responde al nombre de Podemos.    

FIN DE LA SERIE